HOLLYWOOD… Holy crap!

Se ha señalado en un artículo anterior que Hollywood es el establishment y veremos ahora cuál es su función dentro de este poderoso entramado. Como introducción a este artículo, analizaremos una serie de conceptos etimológicamente, para comprobar la capacidad de alcance de la Industria del Entretenimiento en la penetración ideológica en las mentes de los espectadores. Valgámonos pues, del diccionario, de Wikipedia y de las sagaces observaciones del escritor español Ibn Asad.

1.- Entretenimiento: es la acción de entretener y, definido por la RAE, entretener no es sino “distraer a alguien impidiéndole hacer algo”. Esto es: hay una voluntad de que se te impida hacer algo mientras estás entretenido. Una mente entretenida es el contexto idóneo para el bombardeo de estímulos conductivistas en el individuo. Este es el objetivo de la Industria del Entretenimiento: crear productos que entretengan.

2.- Estrella: el origen del uso de este término es confuso. Pero piensen en la estrella polar como guía de los marineros y otros viajeros para orientarse en su camino a través del hemisferio norte. O piensen en la estrella que guió a los magos a Belén según el Evangelio de Mateo. En estos términos, el Star System podría simbólicamente definir a un sistema de referencia que guiará comportamentalmente a los espectadores. Todo el mundo sueña con ser una estrella (del deporte, de la música, del cine, de las pasarelas…) y con parecerse a ellos. ¿Beckham se tatúa? Todo el mundo necesita tatuarse. ¿El peinado de Jennifer Aniston es el summum de la sofisticación? Estilista: hazme un Rachel. ¿Que l@s modelos parecen salidos de campos de concentración? Vamos a ponernos todos a dieta y a matarnos de hambre.

david_beckham_luce_torso_y_tatuajes_para_hm_192743020_800x1200El hombre ilustrado del siglo XXI. Según George Best “no puede rematar con la zurda. No puede rematar con la cabeza. No entra a robar balones y no marca muchos goles. Aparte de eso, está bien.”

3.- Glamour: proviene de la palabra «grammar», término utilizado en la región anglosajona para referirse a los sabios practicantes del ocultismo y las artes mágicas. Esta palabra se refería a un hechizo mágico u oculto que afectaba la percepción visual de una persona, mostrando los objetos percibidos de una manera diferente de la real y presentándolos de una manera atractiva, magnífica o glorificada. Es suficientemente explícito.

marilyn-monroe Marilyn Monroe, el paradigma del glamour: una vida desgraciada de abusos y adicciones oculta tras la ilusión de la fama y el éxito. La gente deseaba a Marilyn pero nadie amaba a Norma Jean Baker.

El mecanismo de la Industria del Entretenimiento como sistema de propaganda se puede resumir de esta manera: se entretiene a los espectadores y se les condiciona comportamentalmente mediante el uso de «estrellas«. Una estrella no es otra cosa que una persona vulgar y corriente convertida en un atractivo símbolo mediante el uso del glamour como técnica.

Empecemos analizando por ejemplo la película del director Stanley Kubrick, “A clockwork orange” (“La naranja mecánica”). Este filme está basado en la novela distópica del mismo nombre del escritor británico Anthony Burguess. El libro original acababa con el protagonista regenerado, dejando atrás su vida de ultraviolencia, drogadicción y crimen: Alex ha madurado. Por alguna razón, Kubrick eliminó este capítulo del guión para su película (¿era un pesimista en el ser humano? ¿odiaba los finales felices? quién sabe), resultando que el mensaje que llegó a la mayoría de espectadores fuese justo el contrario al que pretendía Burguess. Fue acusado de apología de la violencia, a pesar de que (en mi opinión) sus escenas violentas habían sido filmadas de manera tan grotesca que deberían haber provocado rechazo. De todas maneras, irónicamente a la vista de las consecuencias, el mensaje más claro de la película era un alegato contra los métodos de condicionamiento psicológico (la técnica Ludovico en el filme) y a favor del libre albedrío. Kubrick sobreestimó las capacidades del espectador medio a la hora de interpretar su mensaje, o directamente sobreestimó sus propias capacidades como realizador a la hora de hacer llegar su idea. Tuvo que pedir la retirada de su película de la cartelera ante la alarma suscitada por crímenes perpetrados por jóvenes supuestamente inspirados en el filme.

tumblr_lqskyjk93f1qlmgz2o1_400

Billy Boy se prepara para recibir la paliza del siglo.

El impacto que tuvo la película en el ambiente hooligan o en los movimientos skinhead es innegable. Aun hoy, 46 años después del estreno, se ven cabezas rapadas con camisetas de la película. Da igual que sean SHARPs, Boneheads, o Redskins, a pesar de sus aparentes diferencias ideológicas, todos profesan una predilección por los estupefacientes, el alcohol y la violencia. Evidentemente, no han sido capaces de ahondar más profundamente en el significado de la película. Tampoco hay que pedirle peras al olmo.

john-bonham-27

John Bonham, batería de Led Zeppelin, conocido por sus ataques de furia etílica violenta, caracterizado como drugo. Una estrella de la música con mucho glamour ¿ejemplo a seguir?

Como ven, el poder de un filme como producto capaz de modelar conductas no se puede obviar. Hemos sido expuestos a tal cantidad de estímulos comportamentales mediante las películas que es casi imposible saber qué partes de la conducta del ciudadano de hoy en día han sido condicionadas y cuáles no.

Analizar los complejos guiones de Kubrick, con sus múltiples niveles de mensajes, impulsos subliminales e ideas filosóficas incrustadas en imágenes, nos ayuda a descifrar los infantiloides guiones del cine comercial, el McDonalds del arte audiovisual.

Es triste que estas gentes de Hollywood sean vistas como referentes morales de nada, porque si alguien ha promovido mediante sus ideologizados filmes el racismo (véase “El último Samurai” o “Avatar”, mucho más sutiles que los filmes antiguos de cowboys o “Lo que el viento se llevó”), el machismo (véase “Pretty woman”, “50 sombras de Grey”), la propaganda militar (véase la laureada “En tierra hostil” o “Black Hawk derribado”), la violencia gratuita (véase cualquiera de Tarantino), el consumismo, el culto al cuerpo, la identificación del éxito con la fama y el dinero… ha sido y sigue siendo Hollywood (en estrecha colaboración con la industria de la música, la moda y el deporte de élite). En fin, en cuestiones de marketing nadie les va a enseñar nada.

El culto a la belleza y a la eterna juventud guían inevitablemente al desastre quirúrgico

Por otra parte, el abuso parece ser algo endémico e incluso sistemático en el mundillo del cine, algo así como el modus operandi habitual en el camino al estrellato. Tanto en EEUU como en Europa (por ejemplo, los celebrados artistas Bertolucci y Brando humillando a Maria Schneider en la escena de la violación del “Último tango en París”). Lo terrible de todo esto es la complicidad de algunos compañeros de profesión, porque por alguna razón, parece que hay gente intocable dentro de esa industria.

bertolucci_brando_y_schneider_durante_el_rodaje_de_el_ultimo_tango_en_paris_9571_863x680 Bertolucci, Brando y Schneider. «No quería que fingiese la humillación, quería que la sintiese» dijo el celebrado Bertolucci

Chaplin, Hitchcock, Bill Cosby, Woody Allen… son estrellas que han usado su poder dentro de la Industria para salir indemnes de acusaciones muy graves. A estos grandes nombres se les unen gentes de todos los niveles superiores e inferiores de la industria: productores, agentes, publicistas, fotógrafos, directores de castings… Los depredadores se aprovechan de los sueños de jóvenes (también niños, ¡incluso a veces con el consentimiento de sus progenitores!) y no tan jóvenes, desde su posición de poder. La repugnante frase “Grab them by the pussy” del presidente electo de ese país es el fiel reflejo de la cultura del estrellato y el glamour promulgada hipócritamente por esta propagandística Industria.

El brillo del estrellato es cegador, pero «si quitamos el oropel de Hollywood, encontraremos la verdad que yace en el fondo”. Se realizarán películas como “Spotlight” (acerca del abuso por parte de sacerdotes católicos en Boston) y se las premiará y alabará. Pero el hecho de que la estrategia de oscurantismo y encubrimiento de la Iglesia Católica en relación al abuso sexual a menores y la de la Industria del Entretenimiento (aquí podemos incluir la industria de la música y también la del deporte, como se ha visto recientemente) es exactamente idéntica hay que subrayarlo.

bennelBarry Bennel, abusador de niños aspirantes a estrellas de la Premier League de fútbol.

En California este tipo de delitos prescriben al pasar cierta cantidad de años a partir del cumplimiento de la mayoría de edad del demandante, lo que en la práctica provoca que para cuando muchas víctimas logran armarse de valor para denunciar, sea demasiado tarde. Esta es la razón por la que el actor Corey Feldman (el chico de “Los Goonies”) no pueda detallar los nombres y apellidos de los que abusaron de él y de su amigo Corey Haim (fallecido tras una vida de depresiones y drogadicción) cuando eran niños. Feldman insinúa que uno de los agresores es uno de los más exitosos hombres de Hollywood, pero no puede dar detalles porque el que se vería en problemas legales sería él, la víctima, y no el demandado.

MSDLOBO EC032

Corey Haim y Corey Feldman pagaron un alto precio por el estrellato.

Hipótesis: el abuso es la clave de bóveda de todo el entramado de la Industria del Entretenimiento, es parte de la norma y no una excepcionalidad. Esto es, estaría mucho más extendido de lo que se quiere creer. Eso explicaría la defensa numantina de la figura de Polanski y similares por parte del gremio. La coacción, el clientelismo, la extorsión, la vergüenza, el tabú… asegurarán el silencio de las víctimas, y de los que saben pero callan.

Mientras, nos seguirán vendiendo machaconamente la entrega de premios de la Academia como el evento cultural (sic) más relevante que acontece en Occidente.

jdeanst-copia
Llegados a este punto, el lector más perspicaz habrá podido llegar a la conclusión de que la denuncia de la hipocresía está muy bien, pero vaya, lo fácil que es ver la paja en el ojo ajeno cuando se tiene una viga en el ojo propio. Pues todo eso es cierto y lo ilustraremos con esta historia:

Lori era una niña de 14 años que tuvo su primera experiencia sexual (odio la expresión perder la virginidad) con David Bowie. Un tipo ejemplar. Poco después, Jimmy Page, guitarrista de Led Zeppelin, mandó a su manager a buscar a Lori: “te vienes conmigo, jovencita” le dijo y la introdujo en la limusina que la llevaría al hotel donde se encontraba Jimmy. “Me sentí como si me estuvieran secuestrando” dijo años después Lori, “Me hipnotizó. Me enamoré de él inmediatamente”. Oh, Jimmy tuvo la caballerosidad de pedir permiso a la madre de Lori para estar con ella. Tiempo después Jimmy humilló a Lori ante el resto de groupies para liarse con Bebe Buell (madre de Liv Tayler). La pobre Lori se peleó con Bebe delante de la suite de Jimmy y a él, por lo visto, todo esto le pareció increíblemente gracioso. Que Lori recuerde esta historia con cariño no quita que tanto Page como Bowie se hayan aprovechado del status de estrellas del rock que ostentaban para tener sexo con una menor, o que hayan tratado a todas estas chicas como ganado, una marca más en sus revólveres de dioses del rock.

Bien, creo que es justo declararse culpable de no denunciar actitudes reprochables de las “estrellas” del mundo del espectáculo. ¿Nos gustaría que a nuestra hijos o hijas les pasase algo similar? No es un mal momento para tirar a la basura mi camiseta de Page, negarme a pagar la enésima edición requeterremasterizada de los discos de Led Zeppelin (por algo era conocido Jimmy como “Led Wallet”, monedero de plomo) y por supuesto, no ir jamás a un concierto suyo a aplaudirle.

pageEl glamour de Jimmy Page.

Por eso os digo desde aquí, a pesar de vuestras películas, vuestras canciones, vuestro comportamiento ejemplar como amigos o lo que sea que se utilice como disculpa, vosotros, señores Bowie, Page, Polanski, Woody Allen, Kakux Mendizabal, Jimmy Saville, Barry Bennel, Hitchcock, Cosby, Chaplin, Miguel Ángel Millán, Gary Glitter, Cristian Aldana, Kote Cabezudo y tantos y tantos más:

SOIS REPUGNANTES y NO SOIS EJEMPLO DE NADA

Post scriptum

Échenle un vistazo al documental “An open secret” de la valiente realizadora estadounidense Amy Berg (desgraciadamente han eliminado la versión subtitulada al castellano en YouTube). El Gremio de Actores de Cine (SAG) y la Federación Americana de Artistas de Radio y Televisión (AFTRA), por supuesto, amenazaron con demandarla. Amy había sido nominada anteriormente al Oscar por su documental “Deliver us from evil”, acerca de los abusos sexuales a niños por parte de un sacerdote católico en California. ¿Ven? El doble rasero en su máxima expresión.