VISIONES DE UN MUNDO OCULTO (8)

Cuenta la leyenda que un día de niebla el Rey Sebastião regresará cruzando a través del Muelle de las Columnas (Cais das Colunas) de Lisboa para traer de vuelta la grandeza pretérita de Portugal y fundar el V Imperio. Sebastião subiría las escaleras de mármol, atravesaría las columnas salomónicas y atravesaría la explanada de la plaza para inclinarse en señal de respeto a la estatua ecuestre de don José I, para finalmente atravesar el Arco del Triunfo de la Rua Augusta y reclamar su trono.

img_3632.jpg
Cais das Colunas, la puerta de Lisboa hacia el mar. (Lisboa, 2016)

EL PRIMER EJE SIMBÓLICO DE LISBOA

Cais das Colunas está situado en la Praça do Comercio, que fue durante más de 200 años el terreno sobre el que se asentó el Palacio Real hasta su destrucción en el terremoto de 1755, y parece estar inspirada en la imaginería masónica, con sus salomónicas columnas Jakin y Boaz situadas a la entrada. Para un visitante que entrara a Lisboa por esta puerta marítima, sería algo similar a la entrada a una logia.

cais-vista-aerea.jpg
Cais das Colunas, la puerta del mar hacia Lisboa. (Google images)

Desde luego, Lisboa es una ciudad llena de simbología interesante, como iremos viendo.

José I
La estatua representa al rey José I, pisoteando serpientes con su caballo. (Lisboa, 2016)

Cruzamos el Arco del Triunfo, construido tras el destructivo terremoto acompañado de gigantescas olas acaecido el 1 de noviembre de 1755 (festividad de Todos los Santos), uno de los más mortíferos de la historia. La ciudad quedó arrasada y decenas de miles de personas perecieron.

IMG_3623
El arco, la estatua ecuestre y las columnas están alineadas. (Lisboa, 2016)

La reconstrucción de la ciudad fue encomendada por el Marqués de Pombal al ingeniero militar Manuel de Maia. Esta reconstrucción es un buen ejemplo de arquitectura y urbanismo de la Era de la Ilustración, como se puede apreciar en el racionalismo y la practicidad con la que se acometió el diseño, con ciertas similitudes al trazado del Eje Histórico de París. Estos edificios son uno de los primeros ejemplos de construcción antisísmica.

Dejando el Arco del Triunfo a nuestras espaldas avanzamos hasta llegar al punto intermedio de la línea recta que se dibuja en el plano, hasta el cruce con la Rua de São Nicolau. En la esquina podremos admirar la figura de un pájaro en llamas: el ave Fénix, símbolo de resurrección. Lisboa vuelve a la vida de sus cenizas, por obra y gracia del Marqués de Pombal, el ilustrado déspota portugués.

img_3622.jpg
Resurgiendo de las cenizas. Ignis Natura Renovatur Integra (Lisboa, 2016)

El trazado rectilíneo de la Baixa Pombalina muestra sus reminiscencias alquímicas en los nombres de las dos calles paralelas al eje central llamado Rua Augusta: Rua Aurea y Rua da Prata. Oro y plata flanquean el camino sagrado (o consagrado por los augures).

Baixa Alquímica
En rojo se marca el eje principal de La Baixa.

Subiendo en línea recta por la Rua Augusta llegaremos a la Praça do Rossio, el centro neurálgico de Lisboa desde la antigüedad, el lugar donde se celebraban juicios, celebraciones, ferias, ejecuciones y revueltas populares. En la época romana era el lugar donde estaba el hipódromo. Subiendo por el costado de la plaza, siguiendo la línea que nos guía desde las columnas del muelle, llegaremos a la altura de la estatua de D. Pedro IV (que le da el nombre oficial a la plaza, aunque popularmente se le siga conociendo como Rossio). Pedro IV fue quien proclamó la independencia brasileña y se otorgó a sí mismo el título de Emperador de Brasil. También fue rey de Portugal durante un brevísimo periodo de tiempo.

IMG_3923
La columna sobre la cual se erige la estatua de Dom Pedro IV. (Lisboa, 2016)

A la altura de la columna que sostiene la estatua, mirando hacia el este está la Rua do Amparo, y si avanzamos por ella hacia la Praça da Fogueira, llegaremos a ver en la esquina un símbolo tradicionalmente asociado a la masonería: el apretón de manos.

img_3944.jpg
En algunos modernos seminarios para ejecutivos se enseña a dar el apretón de manos correctamente. Hoy en día hay que mostrar firmeza, resiliencia, asertividad, competencia, empatía… en unos pocos segundos. (Lisboa, 2016)

Este particular “toque” parece unir fraternalmente ambas plazas, adornadas con dos monarcas diferentes. La de Fogueira tiene una estatua ecuestre del rey Dom João I, quien reinó entre los años 1385 y 1433.

IMG_3648
Deus, Pátria e Rei. (Lisboa, 2016)

Como curiosidad, vemos que la estatua de D. João I no está colocada en el centro de la plaza, está desplazada hacia una de las esquinas. La estatua se inauguró en 1971 en el mismísimo centro de la plaza, pero se recolocó en el lugar en el que está ahora entre los años 1999 y 2000, aprovechando los trabajos de restauración del lugar. La razón se ve a simple vista en el mapa. La nueva ubicación permite ver la estatua desde el lado este de la Praça del Comercio, a través de la Rua da Prata. Como se ha comentado en ocasiones anteriores, las actuaciones sobre el trazado urbano no siempre son estrictamente funcionales, muchas veces tienen un carácter simbólico.

Línea Joao I.jpg
La estatua de João I puede verse desde la Praça do Comercio a través de la Rua da Prata, con prismáticos, claro..

Pero volvamos al trazado que hemos comenzado en Cais das Colunas. La Plaza de Rossio no está centrada en este eje. El eje discurre por el flanco este de la plaza y llega hasta la entrada oriental del Teatro Nacional Dona Maria II. Este edificio se sitúa exactamente sobre el mismo lugar en el que estaba el Paço dos Estaus, donde en 1540 el jesuita San Francisco fue recibido por el rey D. João III, dando inicio a su labor misionera en las Indias Orientales. Desde 1571 el palacio se convirtió en la sede del Tribunal de la Santa Inquisición de Portugal. Herejes, brujas, criptojudíos y todos aquellos que supusiesen una amenaza para el poder omnímodo de Roma fueron encerrados, torturados, sometidos a juicios y algunos, ejecutados. Las ejecuciones públicas eran llevadas a cabo en Rossio y en la plaza al este del palacio, Largo de São Domingos, frente a la Iglesia del mismo nombre. Incluso antes de la llegada de la Inquisición, en la Pascua de 1506 una turba fanatizada persiguió, torturó y masacró a miles de personas (entre 2.000 y 4.000) acusadas de practicar secretamente la religión judía y ser culpables de la sequía, la hambruna y las plagas. Los judíos habían sido obligados a convertirse al catolicismo nueve años antes. La matanza comenzó en este punto de la ciudad, en el interior del Convento de São Domingos.

IMG_3924.JPG
Un monumento frente al Convento de São Domingos recuerda la matanza. (Lisboa, 2016)

El Paço dos Estaus sobrevivió al terremoto de 1755, pero fue devorado por las llamas en 1836. 10 años más tarde se erigió el Teatro, en cuyo frontispicio se puede admirar una estatua del dramaturgo renacentista Gil Vicente, quien además de defender a los judíos conversos tuvo problemas con la Inquisición (que censuró muchos de sus escritos). Sus sátiras respecto al clero y los poderosos, y sus llamados contra el fanatismo seguro que tuvieron mucho que ver en el asunto. Hay algo de justicia poética en el hecho de que su estatua se erija sobre el mismo lugar en el que la Inquisición tenía su sede.

img_3619.jpg
El Teatro Nacional Dona Maria II, con Gil Vicente sobre el frontispicio. (Lisboa, 2016)

 

EL SEGUNDO EJE SIMBÓLICO DE LISBOA

Observando el mapa de la reconstrucción de la ciudad, observamos la creación de otro eje principal, que se iría desarrollando a lo largo de los siglos. No respeta la orientación de la cuadrícula dibujada en la Baixa Pombalina que hemos descrito antes, está desviada unos 18º respecto a ella, y comienza cerca de donde acaba el primer eje, al oeste del Paço dos Estaus. Concretamente, enfrente de lo que hoy en día es la Estación Ferroviaria de Rossio.

Eje segundo
Vista aérea del segundo eje simbólico de Lisboa.

En este lugar había una estatua de Dom Sebastião, sobre un pedestal situado entre dos puertas con forma de herradura (una posible alusión al caballo blanco sobre el que regresaría el Rey).

IMG_3620.JPG
Dom Sebastião sobre el pedestal ubicado entre las dos puertas en forma de herradura. Dentro se ve un Starbucks… (Lisboa, 2016)

La estatua permaneció inalterada durante 126 años, hasta que, poco después de nuestra visita, un turista alemán la destruyó tratando de hacerse un “selfie” con ella. Un acto simbólico que demuestra el devenir, no solo de Portugal o de la Lisboa arrasada por el turismo y la gentrificación, también de una humanidad destinada a asomarse al abismo de su perdición. El retorno del Rey que volvería a traer la grandeza imperial portuguesa parece más lejano que nunca, de la misma manera que es probable que la estatua no vaya a ser restaurada y recolocada en su pedestal.

Dom Sebastiao
La globalización de la estupidez. A la derecha de los restos, el Starbucks. (Google images)

En la misma Praça dos Restauradores donde se encuentra la Estación de Rossio podemos admirar el obelisco de 30 metros de altura, erigido en conmemoración de la liberación de Portugal del dominio español en el año 1640, tras la conocida como Guerra de Restauración portuguesa.

IMG_3609.JPG
El sol, el obelisco y su sombra. (Lisboa, 2016)

Fue inaugurado el año 1886, 50 años después de que en París se erigiese el Obelisco de Luxor en la Plaçe de la Concorde, por lo que la influencia francesa en los urbanistas lisboetas parece evidente. Su base está adornada con alegorías de la Independencia y la Victoria.

Sub umbra alarum tuarum. (Lisboa, 2016)

La Avenida da Liberdade que parte desde aquí fue diseñada a modo de parque público. A pesar de su nombre original (Passeio Público), al estar rodeada de muros y portones su tránsito estuvo reservado al uso y disfrute de los miembros de la clase alta lisboeta hasta 1821, cuando los liberales se hicieron con el poder. La avenida, tal como la vemos hoy, fue construida entre los años 1879-1886 siguiendo el estilo de los ChampsÉlysées parisinos. Al igual que en París, las tiendas y hoteles de lujo se sitúan en esta avenida.

A medio camino de la Avenida da Liberdade nos encontramos el Monumento a los Muertos de la Gran Guerra, situado sobre una base octogonal en la que se circunscribe una cruz patada, ambos símbolos templarios por excelencia. No hay que olvidar que Portugal fue el único lugar de Europa donde la Orden no fueron perseguida y exterminada. La extinta Orden del Temple fue reconstituida en la Orden de Cristo bajo la protección del Rey Dom Dinis. Aunque algo descafeinada, debido a que los caballeros de esta nueva Orden debían obediencia al Rey, heredaron parte de la simbología templaria y fueron clave en la era de las exploraciones marítimas que hicieron de Portugal una potencia imperial.

img_3604.jpg
Monumento a los Muertos de la Gran Guerra: más de 7.000 combatientes perecieron y 82.000 civiles murieron debido a la escasez de alimentos. (Lisboa, 2016)
Monumento Gran Guerra
Imagen aérea del monumento que nos permite ver la planta octogonal y la cruz patada sobre la que se asienta el conjunto escultórico.

Cabe destacar que los inicios de la orden de los templarios coinciden en el tiempo con la separación del reino portugués de Castilla y de León, y que los templarios siempre se mantuvieron del lado del rey de Portugal. Quizás este favor fue pagado con la protección que se les brindó tras la violenta aniquilación de la orden. En el Castelo de São Jorge podemos ver una estatua de Alfonso I, primer rey de Portugal, portando un escudo con la cruz patada de sus aliados.

img_3664.jpg
Esta es una réplica de la estatua original de 1888. (Castelo de São Jorge, Lisboa, 2016)

Al llegar al final de la Avenida da Liberdade, llegamos hasta la Praça Marquês de Pombal, en el centro de la cual se halla una columna coronada por una estatua del mismísimo Sebastião José de Carvalho e Melo, el marqués. El simbolismo de la estatua es evidente, el marqués se representa en una postura de dominación sobre el león, que a su vez aparece pisando a una serpiente. El marqués porta en el pecho una cruz de la Orden de Cristo, heredera de los templarios. La estatua inaugurada en 1934 insinúa que el poder del marqués estaba por encima del del león, que representaría al monarca José I. Incluso el pie del marqués está por delante del león, como si pretendiese subrayar quién es el verdadero jefe.

img_3601.jpg
El poder no solo se ejerce, se demuestra. ¿Recuerdan a quién representa la estatua que pisa serpientes en la Praça do Comercio? (Lisboa, 2016)
Wikipedia Pombal
Desde ahí el marqués puede ver el obelisco de la Praça dos Restauradores y toda la Baixa que se reconstruyó bajo su mando. (Google images)

La cara noroeste de la columna (a espaldas del marqués) aparenta un templo al estilo griego, con sus columnas jónicas y una estatua de Atenea guardando la entrada. Atenea (o su equivalente romana Minerva) está sentada en un trono flanqueado por esfinges, empuña en su mano derecha una lanza con una serpiente enroscada en su base y en la mano izquierda sostiene a la diosa Nike (Victoria en el panteón romano), a quien ya hemos visto en el obelisco de la Praça dos Restauradores. El mochuelo que simboliza la sabiduría que se asocia a Atenea-Minerva no está presente en el conjunto, por lo que se entiende que se está aludiendo a las otras características de la deidad: diosa de la guerra y la estrategia militar.

IMG_3584.JPG
Esfinges como esta obedecen únicamente a su dueño. (Lisboa, 2016)

Se especula que el Marqués de Pombal fue iniciado en la masonería en 1744 durante su estancia como embajador en London. Lo que si es cierto es que la masonería floreció en Portugal durante su ministerio. Fue aceptado como miembro de la Royal Society, prestigiosa sociedad científica que desde sus inicios ha tenido una importante relación con la masonería (5 de sus 12 fundadores fueron masones). Además de ser el artífice de la reconstrucción de Lisboa, entre los logros del marqués está la expulsión de los jesuitas de Portugal en 1759 tras culparles del intento de asesinato del rey João I.

 

UN PARQUE REAL

A principios de siglo XX este eje se alargó hacia el noroeste a partir de la Praça Marqués de Pombal, siendo conocido el lugar como Parque da Liberdade, hasta que tras la visita de Estado realizada en 1903 por el rey inglés Edward VII para fortalecer las relaciones entre ambos países fue bautizada con el nombre por el que se le conoce hoy: Parque Eduardo VII de Inglaterra.

Edward VII & Carlos I
El rey inglés con su anfitrión portugués. (Google images)

Su anfitrión, el rey Carlos I de Portugal, acabaría siendo asesinado 5 años después junto a su príncipe heredero a manos de simpatizantes republicanos en el mismo lugar en el que hemos comenzado este capítulo: la Praça do Comércio.

Regicídio_de_Lisboa
El atentado se llevó a cabo en el extremo noroeste de la plaza, donde comienza la Rua Áurea, en la ilustración se aprecia el Arco del Triunfo. (Google images)

El asesinato se cometió poco después de las 17:00 del 1 de febrero de 1908, tras desembarcar la comitiva real en la cercana Estación Fluvial Sul e Sueste. Los conspiradores, asociados con la “Carbonária Portuguesa” (organización secreta antimonárquica), abrieron fuego matando al rey de un disparo en el cuello e hiriendo de muerte al príncipe. La Carbonária utilizaba las estructuras de la organización masónica Grande Oriente Lusitano Unido para albergar algunos de sus órganos superiores. ¿Estuvo la masonería detrás del atentado? Seguro que estaban al tanto. Tras el magnicidio el sol se fue poniendo poniendo, enviando sus últimos rayos hacia las dos columnas salomónicas del muelle.

Lisboa regicidio
El regicidio ocurrió el 1 de febrero de 1908, en el punto intermedio entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera. Los celtas celebraban la festividad de Imbolc en aquella fecha.

Edward VII, de la casa Saxe-Coburg (posteriormente se cambiarían el nombre al menos germánico Windsor durante la Primera Guerra Mundial), hijo de Victoria y Albrecht, era el típico exponente de la realeza más depravada, un sátiro. No es de extrañar que sus descendientes hayan estado también implicados en escándalos similares. Las crónicas apuntan a que era un putero impenitente, en el prostíbulo parisino Le Chabanais le fabricaron una “silla del amor” para que pudiese posar su figura de gordinflón y poder fornicar con dos o más mujeres a la vez. Incluso disponía de una bañera de cobre adornada con una mujer-cisne en la que poder bañar a sus amantes en champagne. Carlos I de Portugal también fue un visitante del prostíbulo, ya que las autoridades francesas lo incluían en el programa de visitas oficiales.

La silla y la bañera de Le Chabanais. (Lisboa, 2016)

Pero esto no es todo, claro. De Léopold II (rey de los belgas y de la misma familia Saxe-Coburg que Edward VII) se conocía su atracción sexual por las niñas. En el año 1885 el periódico Pall Mall Gazette publicó que Léopold había sido acusado por la proxeneta Mary Frances Jeffries como cliente de la red de prostitución por la que había sido denunciada ella. Un testigo afirmó que el narigudo rey pagaba 800 £ mensuales por el suministro regular de niñas vírgenes (con certificado médico de garantía, se decía) de entre 10 y 15 años. Esta elevada cantidad permitía que las chicas fueran traficadas desde Inglaterra hasta Bélgica. Esta “Jeffrey Epstein victoriana” secuestraba niñas y las esclavizaba para satisfacer los deseos de sus adinerados clientes, nihil novum sub sole. Mrs. Jeffries, apoyada por miembros de la alta sociedad y representada por un equipo de abogados de prestigio, se libró de la cárcel con una simple multa de 200 £ tras el acuerdo alcanzado por declararse culpable. El juez había indicado reiteradamente a los testigos que no nombrasen a ningún cliente… Se sospechó que este desenlace fue debido a que entre los clientes se encontraban miembros del parlamento británico, unos cuantos Lores y ni más ni menos que el Príncipe de Gales, que reinaría años después bajo el nombre de Edward VII.

Mrs-Jeffries
La madame de los poderosos. (Google images)

Visto así, el parque que lleva su nombre debería pasarse a llamar con el mote por el que era conocido el monarca en su época: el Parque “Dirty Bertie” (Bertie el sucio).

dirty bertie
Dirty Bertie. (Google images)

El Parque fue construido en la forma actual a partir de 1945 según el proyecto del arquitecto Francisco Keil do Amaral. Es una prolongación de la Avenida da Liberdade y el extremo opuesto a la Praça Marqués de Pombal está adornado con dos monumentales columnas dobles, que recuerdan formalmente al estilo arquitectónico que proliferó durante los regímenes totalitarios del siglo XX. Efectivamente, Portugal padeció la dictadura europea más larga de aquel siglo (48 años incluyendo la dictadura militar —1926 a 1933— y la Segunda República —1933 a 1974). Cada una de las 4 columnas está adornada en su capitel con una especie de corona de laurel estilizada, símbolo de victoria.

img_3547.jpg
Líneas simples, poca ornamentación, simetría y dimensiones gigantescas. Todo para simbolizar fuerza, estabilidad y grandeza… la arquitectura del estilo fascista del siglo XX. (Lisboa, 2016)

Entre las columnas se instaló en el año 1997 el “Monumento ao 25 de Abril”, en recuerdo de la Revolución de los Claveles que acabó con la dictadura salazarista en 1974. La obra de João Cutileiro fue polémica, tanto por la iconografía como por la escala del proyecto. Su diminuto tamaño parece minimizar un hecho trascendente de la historia portuguesa, y el tipo de símbolos empleados parecen guardar muy poca relación con la revolución. No sólo eso, el carácter fálico del monolito central con su chorro de agua manando constantemente, llevó a que el monumento fuese conocido como “el pirilau de Cutileiro”.  Podría ser traducido como “la polla de Cutileiro”. El artista, en vez de molestarse en explicar su trabajo, dijo que, aunque no se inspiró en ello, la revolución fue como “uma genial e grandio­sa ejaculação”. También dijo que los monumentos son histórica y milenariamente fálicos.

IMG_3566
Uma genial e grandiosa ejaculaçao… (LIsboa, 2016)

El único elemento simbólico relacionado con la revolución del 25 de abril es el tosco clavel realizado en mármol verde de Viana en el tallo y mármol rosado de Negrais para lo que se supone que son los pétalos. Está situado entre las dos columnas truncadas y frente al elemento fálico central. Las piedras dispuestas desordenadamente sobre el agua pretenden simbolizar los restos del régimen dictatorial. Las dos columnas que escoltan al “pirilau” están truncadas. En la masonería, la columna rota es un símbolo de la muerte de Hiram Abiff, arquitecto del Templo de Salomón, a manos de tres compañeros traidores.

IMG_3554.JPG
El conjunto guarda las espaldas del marqués de Pombal. (Lisboa, 2016)

En la lejanía el conjunto escultórico que recuerda la Revolución de los Claveles es prácticamente invisible, al contrario que las columnas del régimen dictatorial. Por eso se entiende el enfado de muchos lisboetas con este monumento.

IMG_3578.JPG
Ciertamente, es imposible apreciar el monumento revolucionario en la distancia. (Lisboa, 2016)

Como vemos, los dos ejes lisboetas que hemos visto contienen los elementos para comprender la historia de Lisboa y de Portugal desde el terremoto de 1755 en adelante. Los diferentes regímenes han ido dejando su huella simbólica en estos ejes urbanos. Sin embargo, sorprende la ausencia de los elementos ultramodernos de los ejes simbólicos que han ido integrando otras ciudades insignes como París, Londres, Madrid, Bilbao, Barcelona, Berlín… ¿Dónde están los rascacielos ultramodernos de escala gigantesca que simbolizan esta era de tiranía financiera global? El Parque das Naçoes que alberga el distrito financiero queda ciertamente alejado de ambos ejes, y no interfiere visualmente con los mismos.

 

LA CIUDAD-LOGIA

Hay quien afirma que la Baixa Pombalina (la zona central de Lisboa reconstruida bajo el mando del marqués de Pombal) es una especie de representación de una logia masónica. De hecho, hay no pocas manifestaciones simbólicas en la zona que dan verosimilitud a la idea. Además de los elementos que hemos ido comentado, cabe destacar la Cervajaria Trindade del barrio del Chiado, decorada con azulejos de imaginería masónica. Fue inaugurada en 1836 y fue erigida sobre las ruinas de un convento por el industrial y masón gallego Manuel Moreira.

img_3947.jpg
Mercurio siempre está invitado a la fiesta. (Lisboa, 2016)

No lejos de ahí encontramos la Casa do Ferreira das Tabuletas, que fue mandada a construir en 1864 por el mismo Manuel Moreira. Además del ojo de la providencia del frontón triangular del edificio, la fachada está adornada con azulejos con figuras alegóricas de la Tierra, el Agua, el Comercio (con el inconfundible Mercurio), la Industria, la Ciencia (representada por Minerva) y la Agricultura.

Casa do Ferreiras das Tabuletas
El ojo de la providencia, flanqueado por dos cornucopias y colocado sobre una estrella de 8 puntas, preside el edificio. (Google images)

No lejos de ahí encontramos la Manteigaria donde podemos saborear los deliciosos pastéis de nata, y veremos un curioso símbolo con reminiscencias masónicas en el cartel de la entrada.

IMG_3958.JPG
¡Ñam, ñam, ñammm! (Lisboa, 2016)

Pero ciertamente, los mejores pasteles de Lisboa son los pastéis de Belém, elaborados con una receta secreta. La receta proviene del Monasterio de los Jerónimos ubicado en el barrio de Belém. Frente al Monasterio encontramos la Praça do Imperio, cuyo suelo está adornado con peculiares empedrados con motivos astrológicos.

Frente a esta plaza está situado el Monumento aos Descobrimentos, gigantesca obra realizada durante la dictadura de Salazar, con “carácter efímero” como se suele hacer en estos casos, pero que ahí sigue décadas después, como forma de ensalzar la grandeza de un Imperio que ya no existe. En el monumento se representan a 33 héroes nacionales portugueses, ni uno más ni uno menos.

img_3982.jpg
La cruz, un mascarón de proa y los héroes. Frente al monumento, una enorme rosa de los vientos, símbolo cuya invención se atribuye al místico Ramon Llull. (Lisboa, 2016)

Y ya que estamos en Belém, no podemos evitar la visita a la construcción militar conocida como la Torre de Belém, realizada en estilo manuelino. A su lado se encuentra una pequeña réplica de la torre realizada en bronce, donada por el Rotary Club (organización que algunos vinculan a la masonería) en 1960.

IMG_3713.JPG
Parece que les han robado algunas letras, o quizás, no estaban bien fijadas. (Lisboa, 2016)

Antes de dejar Lisboa, prestemos atención a uno de sus más ilustres hijos, el escritor Fernando Pessoa. Ocultista, defensor de la masonería y el Rosacrucismo, aficionado a la astrología y a la filosofía hermética (de Hermes Trismegisto, no de los Tupperware).

pessoa.jpg
“Calmo na falsa morte a nós exposto,
O Livro ocluso contra o peito posto,
Nosso Pai Rosaecruz conhece e cala.”  (Google images)

En el barrio del Chiado está A Brasileira, cafetería predilecta del poeta y se honra su memoria con una estatua de bronce. En la fachada del local de al lado podemos admirar un bello caduceo del dios Hermes-Mercurio.

IMG_3916.JPG
Estas serpientes parecen estar felices. Que nos revelen su secreto entonces. (Lisboa, 2016)

No dejaremos pasar la ocasión de mencionar que Pessoa era sebastianista, creedor en la leyenda con la que hemos abierto este capítulo. Con lo cual, cerramos el círculo.

ourobouros

 

TRAS LOS PASOS DE PESSOA

Ya que hemos mencionado a Pessoa, recordemos la conocida historia que une al poeta con el famoso ocultista británico Aleister Crowley. El año 1930 el portugués había invitado a su admirado mago a Lisboa, adonde Crowley llegó acompañado de la última de sus “mujeres escarlata”, en este caso una jovencita artista alemana llamada Hanni Jaeger. Con ella celebraría rituales sexuales regados de brandy y estupefacientes, que llevaron a Hanni a crisis psicóticas. Con la ayuda de Pessoa y un periodista aficionado al ocultismo llamado Augusto Ferreira ideó un descabellado plan para simular su suicidio (para huir de sus problemas con sus acreedores o para hacer sentirse culpable a Hanni que había huido a Alemania, no está del todo claro) en el abismo costero llamado Boca do Inferno, en la localidad de Cascais.

Pessoa y Augusto Ferreira Gomes. Aficionados al ocultismo
Pessoa y Ferreira, coconspiradores con Crowley, bajando por la Rua Garrett, en el barrio de Chiado.

En la carta de suicidio escribía esto a Hanni, que había huido a Berlín: “No puedo vivir sin ti. La otra Boca do Inferno va a engullirme, pero no será tan cálida como la tuya. Hjsos. Tu Li Yu”.

IMG_1828.JPG
El mensaje era claramente burlesco, el misterioso “Hjsos” parece ser que significaba simplemente “Hanni Jaeger S.O.S.”. Lo de Tu Li Yu (aunque Pessoa dijo a la prensa que era un sabio chino que había vivido hacía 3.000 años y era una encarnación previa de Crowley) no era más que una variación fonética bastante macarrónica de la expresión francesa “à toute à l’heure”. ¡Hasta luego! (Cascais, 2013)

Hanni volvería al lado de Crowley posteriormente en Berlín, para volver a dejarlo poco después. Esta parece ser que acabó con su vida suicidándose de verdad. Un triste final, otra vida destrozada por cruzarse con quien se hacía llamar La Gran Bestia 666.

IMG_1835.JPG
Desde luego, Boca do Inferno no parece un lugar acogedor ni mucho menos cálido. (Cascais, 2013)

 

LA MISTERIOSA SINTRA Y LA QUINTA DA REGALEIRA

No lejos de ahí se encuentra la maravillosa ciudad de Sintra, con sus espléndidos palacios. Se sabe que Crowley visitó la ciudad y que le había resultado maravillosa, y se cuenta que se desplazó ahí para jugar una partida de ajedrez (una de sus grandes pasiones) durante el equinoccio de otoño de aquel año 1930. La ciudad de los palacios suntuosos acentúa su misterio cuando la niebla la envuelve.

Esf
La esfera armilar, presente en la bandera de Portugal. (Sintra, 2013)
IMG_2047
El Palacio da Pena en Sintra, fue el rey Fernando II quien ordenó construirlo. De sangre Saxe-Coburg (como los sátiros Léopold II y Edward VII), fue Gran Maestro de la Orden Rosacruz. (Sintra, 2013)
IMG_2040
La estatua del Guerreiro emerge entre la niebla del parque del Palacio da Pena. (Sintra, 2013)
img_3856.jpg
Adamastor, el tritón del Palacio da Pena. Se dice que es una alegoría de la creación del Mundo. También se dice que está basado en la simbólica Janela do Capítulo del Convento de Cristo de Tomar. Hay quien ve en la barba del tritón similitudes con una imagen de la que hablaremos después. (Sintra, 2016)

Es más que probable que Crowley fuese invitado a la Quinta da Regaleira de Sintra. Quien visite el lugar entenderá por qué, todos sus rincones esconden símbolos relacionados con la alquimia, la masonería, el neotemplarismo y el rosacrucismo. El palacio fue mandado a construir por el millonario capitalista Carvalho Monteiro con la ayuda del arquitecto italiano Luigi Manini y terminado alrededor del 1910.

dionisos.jpg
Antes de entrar en el palacio, Dionisos nos saluda burlonamente desde el Patamar dos Deuses (rellano de los Dioses). (Sintra, 2013)
caduceo.jpg
Un caduceo asoma entre la balaustrada. (Sintra, 2013)
Hermes-Mercurio
Hermes-Mercurio señala con su caduceo la entrada a la Quinta da Regaleira. (Sintra, 2013)
Quinta da Regaleira3
La Quinta de Regaleira. La torre donde se encuentra el laboratorio alquímico tiene, por supuesto, forma octogonal. (Sintra, 2016)
Capela da Santíssima Trindade
El ojo de la providencia sobre una cruz que recuerda a la de la Orden de Cristo, en la capilla. (Sintra, 2016)

El Axis Mundi, la Fuente de la Abundancia, el pozo iniciático y la entrada de los guardianes. (Sintra, 2013-2016)

PORTUGAL Y EL AXIS MUNDI

En mi primer viaje a Portugal evité Lisboa, pensando que ya habría más ocasiones para conocerla. Aquella vez comencé la ruta por Tomar, la ciudad de los templarios. Portugal fue el último bastión de los caballeros de la Orden y Tomar era su cuartel general. Tras la aniquilación de la Orden en 1312, el rey Dinis I creó la Orden de Cristo en 1319 para acoger a los caballeros supervivientes y sus posesiones, asegurándose su protección.

img_1568.jpg
El Convento de Cristo, la fortaleza templaria. (Tomar, 2013)

La carabela portuguesa, elemento clave en la forja del Imperio ultramarino portugués, debe mucho al contacto que establecieron los templarios con las técnicas musulmanas de navegación durante sus guerras en Tierra Santa. No en vano, las velas de las carabelas iban decoradas con la Cruz de la Orden de Cristo, basada en la cruz patada de los templarios. La simbología marítima está muy presente en la Janela do Capítulo, obra maestra del estilo conocido como “manuelino” (por el rey Manuel I). Está datada en 1513. Bajo el rosetón en forma de espiral está la Janela (ventana) coronada con una cruz de la Orden de Cristo. Además de las cuerdas y nudos, vemos dos esferas armilares (símbolos de la navegación), las columnas que podrían ser las de Hércules (que simbolizaban la frontera del mundo conocido), motivos vegetales y corales. Hay quien considera el simbolismo del arte manuelino heredero directo del templarismo.

IMG_1607
La famosa Janela do Capítulo. (Tomar, 2013)

Hay un misterioso hombre barbudo en la base de la Janela. Se especula que pueda tratarse de una representación del mismísimo creador de la Janela, el arquitecto Diogo de Arruda, originario de Évora. ¿O quizás se trate de otro personaje?

4 T
El barbudo guardián de la Janela do Capítulo. (Google images)

Tomar fue fundada por el Gran Maestre Gualdim Pais en 1162 y su estatua se yergue sobre una base octogonal en la Praça da República sobre un suelo ajedrezado. Gualdim mira hacia la Igreja de São João Baptista, con su magnífico chapitel, también octogonal.

IMG_1614.JPG
Gualdim observa el paso de las horas. (Tomar, 2013)
IMG_1617.JPG
Bajo el reloj decorado con calaveras se ve una esfera armilar, símbolo presente en la bandera portuguesa, asociado a la época de esplendor de la navegación lusa. (Tomar, 2013)

Cuando los templarios establecieron su cuartel general en Jerusalén en la Mezquita de Al-Aqsa en 1119, donde se ubicó el Templo de Salomón. Adoptaron la forma octogonal del cercano edificio de la Cúpula de la Roca (al cual llamaron Templo de Dios) como símbolo, tanto en los sellos de la Orden como en la forma de las iglesias que crearon por toda Europa.

Cúpula de la Roca

El octógono, la cruz patada, la Cúpula de la Roca en Al-Quds. (Google images)

Entre los vestigios de la fortaleza templaria, se puede encontrar una extraña representación artística en una clave de bóveda de una de las salas del Convento de Cristo. Es una especie de efigie de tres rostros unidos (hay quien dice que el tritón de Sintra se basó en esta imagen).

IMG_1600.JPG
La clave de bóveda, quizás en más de un sentido. (Tomar, 2013)

¿Podría ser una representación de la idea de la Trinidad? Este tipo de presentación, conocida como “vultus trifons” fue prohibida por la Iglesia Católica a mediados del siglo XVI, por sus connotaciones heréticas y paganas (nótese la similitud con representaciones como la de la deidad romana Jano con sus dos rostros, o la de la Hécate griega con tres).

Janus.jpg
El dios Jano, quien dio su nombre al mes de enero (Janeiro) y a unos archivos de los servicios secretos españoles que involucraban a altas personalidades y sus trapos sucios. (Google images)

¿Era este el famoso Baphomet que se mencionó en el proceso inquisitorial contra los templarios? Se decía que era una deidad barbuda, en un acta de acusación incluso se detallaba que algunos de los ídolos templarios tenían tres caras, otros uno y algunos eran una calavera.

¿O era quizás, atendiendo a esa especie de turbante que adorna su testa, una representación de Hermes Trismegisto “el tres veces grande”?  Este personaje fue un filósofo egipcio que supuestamente vivió en los albores de la civilización occidental, que se ha asociado al dios Thoth o al dios griego Hermes, de quienes los Templarios podrían haber tenido conocimiento en Oriente Próximo. Siglos después, Hermes Trimegisto (o Mercurius ter Maximus en latín) sería una figura clave en el Renacimiento. También en los tiempos posteriores hasta la actualidad, como iremos viendo en capítulos futuros.

Hermes Trismegistus
En esta representación alquímica, Hermes Trismegisto sostiene una esfera armilar en su mano. También se aprecia un caduceo tras él. (Google images)

En lo que respecta a la representación del hombre barbudo con tres rostros, cabe destacar que se parece mucho a un busto de Pitágoras que se puede encontrar en los Museos Capitolinos de Roma. La barba, el turbante… Se dice que Pitágoras viajó a Egipto donde recibió instrucción por parte de sabios y sacerdotes en diversas disciplinas que podrían haber modelado lo que se dio en llamar la Escuela Pitagórica.

Pitágoras..jpg
Busto datado en el siglo V a.C., es por lo tanto un siglo posterior al propio Pitágoras. Es aproximadamente en esta época cuando Heródoto asoció al dios Hermes con el egipcio Thoth. Habrían de pasar 500 años más hasta que se mencionó por primera vez a Hermes Trismegisto. (Google images)

Otra etapa de aquel viaje me llevó a Cabo da Roca, el punto más occidental de la Europa continental. Ver una puesta de sol en ese lugar es algo sin duda emocionante (a pesar de la masificación turística, tuve suerte de vivirlo con poca afluencia). El sol se iba hundiendo en el mar, mientras todos los ahí presentes contemplábamos en silencio; las olas brillaban con el reflejo de los últimos rayos, moviéndose calmadamente. Occidente… del latín occidere, que significa caer, morir. Bonita etimología para una civilización entera.

IMG_1776
Cabo da Roca, donde la tierra acaba y el mar comienza, conocida por los romanos como Promontorium Magnum. (Sintra, 2013)

Y mientras veía al sol morir y la luz abandonar la tierra, el susurro del viento me dijo que la siguiente etapa me tenía que llevar a Évora. Y no es buena idea ignorar lo que dice el susurro del viento.

img_1777.jpg
Enquanto o sol estava morrendo, eu estava matando minha saudade. (Sintra, 2013)

Tras aventuras de carretera bastante peculiares, al fin conseguí llegar a Évora, bajo un sol abrasador. Ahí estaban los restos del templo romano consagrado a Diana, diosa de la luna y de la caza.

IMG_1981.JPG
Al fondo, la catedral de Évora. (Évora, 2013)

También puede admirar la magnífica catedral de Évora, cuya planta y fachada en granito rosa (los obeliscos egipcios también se fabricaron con este material) muestran influencias de la catedral de Lisboa. Los adornos góticos geométricos de la construcción evocan los conocimientos sagrados de sus constructores, los gremios de albañiles y arquitectos medievales que dieron origen siglos después a la masonería especulativa.

Hexagramas y pentagramas. (Évora, 2013)

IMG_1954
La estrella pentagonal o pentalfa, relacionada por Pitágoras con el número áureo de Euclides.  La idea de relacionar la estrella invertida con el “mal” es un invento tardío del siglo XIX. En este rosetón, un pentagrama invertido está dentro de un pentagrama “normal”, lo que podría ser una demostración gráfica de la proporción áurea. (Évora, 2013)

Sin embargo, lo que más me llamó la atención se encontraba a las afueras de la ciudad, a unos 12 kilómetros hacia el oeste. Se trata de una estación megalítica del neolítico, conocida como Crómlech de Almendres, construida entre los milenios sexto y tercero antes de Cristo. 8000 años de historia rodean al visitante. Es un crómlech formado por cerca de cien gigantescos monolitos de granito, dispuestos en diferentes fases temporales, pero marcando (mediante la elipse construida en el quinto milenio a.C.) un evidente y preciso eje este-oeste, lo que nos indicaría un diseño basado en los equinoccios.

IMG_1921.JPG
Los milenios nos observan, aunque creamos que somos nosotros los que los observamos a ellos. (Nossa Senhora de Guadalupe, 2013)

Además, hay otra construcción a unos 1.300 metros del crómlech, en dirección noreste. Un aislado menhir de granito de unos 4 metros de altura, fechado aproximadamente en la misma época en la que se construyó la planta elíptica del cercano crómlech.

IMG_1908.JPG
El juego se manifiesta cuando el menhir recibe los rayos solares y proyecta su sombra. (Nossa Senhora de Guadalupe, 2013)

Bien pudieran estar relacionadas ambas construcciones, ya que al amanecer del solsticio de verano mirando desde el crómlech hacia el menhir, veremos salir el sol en perfecta alineación.

Almendres
Simulación del amanecer del 21 de junio, visto desde el crómlech en dirección al menhir.

¿De dónde parte esta idea? Si no es una casualidad la posición relativa entre el crómlech y el menhir, hace 7.000 años se tuvo la idea de marcar la salida del sol en la importante fecha del solsticio de verano mediante un monolito de forma alargada en posición vertical. Los obeliscos egipcios son posteriores a este menhir (el primero del que se tiene constancia data del 2.575 a.C.) y no hay duda de que estaban relacionados con el sol. Y no parece ser casualidad que estas primeras manifestaciones megalíticas coincidan con el desarrollo de la agricultura en las comunidades humanas. Los menhires pueden encontrarse en todas las culturas del mundo, y en realidad se sabe muy poco de las razones que llevaron a las culturas megalíticas a plantar estos colosos en el suelo.

Etenetako Zutarria.jpg
Etenetako Zutarria, o Menhir de Eteneta. (Adarra, Urnieta, 2018)

Podría especularse que colocar una piedra de estas características en el terreno equivaldría a convertir su entorno en una especie de vórtice del universo, un axis mundi. Su verticalidad podría recordar a un rayo de sol petrificado clavado en la tierra, el Sol Padre plantando su simiente en la Madre Tierra, dando impulso al ciclo de la creación. Nacimiento, muerte y resurrección: una representación del universo creada por la mano del ser humano. El sol, la piedra, y su sombra moviéndose alrededor de la tierra. Lo que está arriba es como lo que está abajo, como dicen las enseñanzas de Hermes Trismegisto.

Es la progresiva degeneración de esta idea la que fue dando lugar a las catedrales góticas, a los obeliscos ornamentales modernos, y finalmente, a los rascacielos y a los edificios de los ególatras “arquitectos estrella”. En realidad, la propia esbeltez de este tipo de construcciones no hace sino recordar lo inestable y efímero de la existencia humana.

Y estas ideas son las que surgieron durante aquel viaje, por lo que se podría decir que esta serie de artículos existen únicamente debido a que un buen día se me ocurrió poner rumbo a Évora, sin saber muy bien por qué.

 

UNA ÚLTIMA MIRADA A LISBOA

Volvamos a Lisboa, pero retrocediendo hasta el año 1976. Un barco llegó al puerto tras dos semanas de navegación cruzando el Mare Tenebrosum desde Buenos Aires. Un grupo de jóvenes viajeros desembarcaron y se adentraron por las callejuelas de la Lisboa para estirar las piernas. Alucinaron cuando vieron retratos de Marx, Lenin y el Che Guevara en la sucursal bancaria a la que habían acompañado a uno del grupo a retirar dinero. En el barrio de Alfama, unos lisboetas, siempre amables y generosos, invitaron a los anónimos jóvenes latinoamericanos, náufragos de un mundo enloquecido, a compartir unas cervezas con ellos.

La Revolución de los Claveles había triunfado dos años antes, tras lo cual una serie de sicarios internacionales de extrema derecha protegidos por el régimen salazarista y la CIA habían hecho las maletas y se habían establecido en España, donde, entre otras actividades, participaron en la guerra sucia contra ETA. Habían estado parapetados en Lisboa desde el año 1966, bajo la cobertura de una supuesta agencia de prensa llamada Aginter Press, dirigida por el militar francés Yves Guérin-Sérac, uno de los fundadores de la OAS (Organisation Armée Secrète). Actuaban contra elementos subversivos en todas las partes del mundo e incluso tuvieron a agentes operativos presentes en Chile el 11 de septiembre de 1973, donde establecieron contacto con la organización fascista Patria y Libertad.

Delle Chiaie.jpg
Delle Chiaie, el moco fascista. (Google images)

Entre las “hazañas” de Aginter Press se encuentra la organización de la masacre de Piazza Fontana en Milán en 1969. Otro de los miembros destacados de la “agencia de prensa” era el fascista italiano Stefano Delle Chiaie, quien además era amigo del siniestro Gran Maestro de la logia P2, Licio Gelli. Posteriormente, Delle Chiaie fue contactado por el mismísimo Pinochet en Madrid durante los funerales de Franco y se trasladó a Sudamérica para colaborar con la DINA chilena, la Triple A argentina y el régimen de Hugo Banzer en Bolivia (junto al nazi Klaus Barbie). Curiosamente, mientras escribo estas palabras, leo la noticia de su muerte a los 82 años en Italia. Delle Chiaie, a quien apodaban “caccola” (moco) por su pequeño tamaño, nunca pagó por sus incontables crímenes (Piazza Fontana, masacre de Ezeiza, la matanza de Bolonia, Montejurra…).

Joachim Fiebelkorn (antiguolegionespañola)Delle Chiaie, años80 Bolivia-noviosdelamuerteklausBarbie.jpg
Bolivia, 1980. El neonazi Joachim Fiebelkorn (estuvo en la Legión española y vive plácidamente en Alicante hoy en día) y Delle Chiaie, con el uniforme de los “Novios de la Muerte”, grupo comandado por el nazi Klaus Barbie, el carnicero de Lyon. (Google images)

Por su parte, Yves Gúerin-Sérac, desapareció, pero se le pudo seguir el rastro por Venezuela, Bolivia, Guatemala o El Salvador. Se dice que la última vez que se le vio fue en España en 1997. Aginter Press sólo era un nexo entre los ejércitos Stay Behind (GLADIO) y la Internacional Fascista, todos ellos brazos ejecutores del trabajo sucio de la OTAN.

Yves Guérin-Sérac
El francés Yves Guérin-Sérac, veterano de las guerras de Indochina, Corea y Argelia, fanático ultra-católico anticomunista y fundador de la OAS. (Google images)

La ola de terror fascista se siguió utilizando ahí donde el Imperio necesitaba destruir cualquier tipo de oposición. La Internacional Negra fascista usaba a los mismos siniestros personajes para sus operaciones de guerra sucia a ambos lados del atlántico: Gladio y Cóndor. Sin embargo, el ardor revolucionario portugués se fue aplacando mediante métodos menos expeditivos de los que practicaba Aginter Press: tras múltiples tribulaciones durante el Processo Revolucionário Em Curso, y aplacado el ardor revolucionario inicial, al final se logró la instauración de una democracia parlamentaria bipolar a repartir entre socialdemócratas y democristianos: nihil novum sub sole. La CIA dio el visto bueno a esta solución, que posteriormente se exportaría a España y con el tiempo incluso al otro lado del Telón de Acero. Porque, al fin y al cabo, ¿qué es el presente político de Portugal si no una sumisión total y absoluta a la tiranía de los mercados financieros? Las cosas no son como sus nombres indican: en Portugal el Partido Socialista es en realidad un partido socialdemócrata y el Partido Social Demócrata es un partido abiertamente neoliberal. Véase la trayectoria política de un elemento como Durão Barroso, quien durante la Revolución de los Claveles militaba en el Partido Comunista de los Trabajadores Portugueses (de quienes se decía estaban financiados por la CIA), posteriormente se pasó al Partido Social Demócrata donde sigue hoy. Hoy en día tiene un puesto de chairman de Goldman Sachs y a es miembro del grupo Bilderberg.

IMG_3955.jpg
En el frontispicio del Palacio de São Bento, sede del Parlamento, Mercurio, dios del comercio, la astucia, los ladrones y los mentirosos, medita apartado del resto de deidades: “¿Quién manda aquí?” (Lisboa, 2016)

Entre los jóvenes latinoamericanos que habían salido del barco a dar un paseo por Lisboa se encontraba mi padre, que huía, como los demás compañeros, de las garras del Cóndor, del horror que se había desatado en América del Sur. Había llegado, sin saberlo, al mismo lugar de donde habían salido algunos de los mismos asesinos que les habían hecho huir de sus hogares y países. Y aun en esas condiciones de incertidumbre, nunca se le olvidaría el cálido trato que recibieron de aquellos anónimos portugueses: quizás, la esperanza no estaba perdida del todo. ¿Quién hubiera dicho que 40 años después sería su hijo quien caminaría por aquellas calles y pensaría en estas cosas?

Pueden hacer click sobre cada miniatura para ver los ejes de Lisboa ampliados. Se puede ver cómo las sedes de nuestros plutócratas favoritos se alinean con el Monumento a los Muertos de la gran Guerra. La sede de Aginter Press estaba un poco apartada.

Aos nossos amigos portugueses: muito obrigado!

Continuará…

 

 

 

2 comentarios en “VISIONES DE UN MUNDO OCULTO (8)”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s